Silencio



Silencio. El silencio,
¡Qué gran cosa!
Del hombre supremo amigo.
Consejero, justo juez,
Es sedante, creativo.

Es una luz que ilumina
el espiritual camino,
haciendo que, ¡firmemente!
refrenemos el instinto
depurando las ideas,
de nuestro lastre vivido

El silencio nos redime
de la premura del tiempo
para vivir otra vida
como un nuevo nacimiento
donde se ven ya las cosas
con más claridad y acierto.

El silencio es siempre puro
es divino, ¡y es eterno!
Inmersos en el silencio
se está, ¡muy cerca del cielo!

Alfredo Rubio